INFLUENCIAS RECIBIDAS

2.8 INFLUENCIAS RECIBIDAS

¿Quién no recuerda con afecto a aquellas personas que nos marcaron, que dejaron su huella positiva en nosotros? Es éste un apartado de reconocimiento a las personas que dejaron su huella en mí para llegar a ser lo que soy. Cada uno de ellos contribuyó desde la amistad y el conocimiento. Autores y obras que me han influido y marcado cada una de diferente manera según el momento, y todas ellas de forma determinante. Tengo que poner en primer lugar a mis hijos Fernando y Ana (de quienes aprendí muchas cosas), a mi primera esposa Rosario y a Jeannette mi actual esposa de quien sigo enamorado. Ellos constituyen el tejido emocional y humano. Me referiré aquí a nivel intelectual, académico, profesional y también espiritual.

He tenido a lo largo de los años muchos docentes, algunos buenos profesores y muy pocos maestros. El docente instruye, informa, enseña; el buen profesor comunica, forma, consigue ir más allá de los meros contenidos; el “maestro” posee sabiduría y deja huella en la personalidad y en la vida, proporciona visiones y valores duraderos. La sabiduría es entendida por los griegos como una vida guiada por la razón y el autocontrol, que se sabe gozar de sí misma (Morin, 2016). Acostumbrados a recibir el académico título de profesor o Doctor, cuando en mi primera visita a México me llamaban “maestro”, quedé sorprendido porque era como rebajarme a educación primaria. Pero no tardé en apreciar dicho calificativo. El término se ha arraigado tanto en mí que me considero maestro de algunos y alumno de todos.

Tras mencionar los reconocimientos recibidos, justo es mencionar y reconocer también a aquellas personas que me influyeron y ayudaron a ser lo que soy. Ellas me marcaron y dejaron en mí su huella. Sin su presencia, su ejemplo, su sabiduría y sus escritos, no hubiera llegado a ser quien soy actualmente. Y seguiré cambiando porque habrá otras personas y autores que contribuirán a ello. Cuando hablo de influencias agradecidas me refiero a:

– Mis maestros: FH. R. Marín, M.C. Moraes

– Compañeros del grupo GIAD

– Familiares y personas amigas

– En el ámbito pedagógico

– En el ámbito de la creatividad

– En el ámbito del pensamiento complejo y transdisciplinar

– En el ámbito de la Física cuántica y vibracional

– En el ámbito de las Ciencias de la salud

– En el ámbito de las Ciencias aplicadas

– En el ámbito de la espiritualidad

Mis maestros

FH (abreviado coloquial de José Fernández Huerta) me abrió a la creatividad cuando eran pocos los que hablaban de ella en España (1973). Pionero en indagación didáctica y director de mi tesis doctoral sobre la medida del pensamiento divergente. Fue el primer didacta de la creatividad en España. Dejó huella y justo es reconocerlo y reclamar ante quienes lo desconsideraron, la importancia de su papel en el desarrollo de la Didáctica en Cataluña y España. Fue un hombre de su tiempo, marcado como muchos otros por el experimentalismo dominante. Él introdujo las nuevas tecnologías en la enseñanza, cuando resultaba muy difícil conseguir recursos para comprar máquinas. Él, junto a A. Sanvisens, Nuria Borrel y otros profesores de Pedagogía y Psicología fueron nutriendo mi mente educadora con una visión abierta y humanista de la Educación.Mis maestros

Ricardo Marín, fue maestro de valores humanos siendo el primero en hablar de la creatividad como principio de la Educación (1972). No era su conocimiento, sino su personalidad lo que me atraía. R. Marín ha sido un referente de creatividad para muchos que, como yo, nos interesamos por la creatividad en la década de los 70.  Tenía una personalidad que marcaba por sus convicciones arraigadas, por sus valores humanos, su entrega incondicional, su vocación de servicio. Viajero infatigable, era capaz de atender a las personas a pesar del cansancio. Nunca le faltaba el humor, uno de los rasgos de su creatividad. Me siento honrado de haber coordinado con él la obra Manual de la Creatividad.

La tercera persona que considero Maestra y al tiempo compañera de Proyectos, es María Cándida Moraes. Es un caso peculiar por cuanto la Maestra es más joven que el alumno. Considero a María Cándida como Maestra por su elevado saber relativo a la construcción del conocimiento y la formación docente, por abrir nuevos horizontes en mi visión del mundo y la realidad, por su talante, sensibilidad, humanismo, compromiso y solidaridad, anteponiendo las solicitudes de los otros a las necesidades propias. Está logrando conjugar Ciencia y Espiritualidad. Maestra y amiga, ha tenido y sigue teniendo un papel determinante en mi evolución intelectual, personal y espiritual. Es una persona iluminada, una trabajadora por la paz, una luchadora por la justicia, la libertad y la solidaridad. Sus múltiples cualidades y valores se han puesto de manifiesto en el reconocimiento a su trayectoria y vínculo con GIAD en el VIII Fórum INCREA realizado en Barcelona en 2017.

 

En el ámbito profesional me siento obligado a reconocer a las personas que formaron conmigo el grupo GIAD que durante varias décadas hemos trabajado y aprendido juntos en múltiples proyectos. A veces nos olvidamos de las personas cercanas y son sin duda las que más nos han influido personal y profesionalmente. Mª Cándida, Mª Antonia, Juan, Pepe, Las Nurias, María, Verónica, Mª Luisa, Montse, por citar a las más próximas y con las que convivido durante más tiempo. Muchos han sido compañeros y amigos. Algunos como Adalberto, Ernest, Boni, Eugenio, de los que tanto aprendí, ya nos dejaron. Los encuentros formales e informales han ido tejiendo lazos humanos que van más allá de lo académico. Hemos trabajado juntos en muchos proyectos de investigación, de formación y organizando Congresos y Foros.

Los vínculos entre las personas nacen por circunstancias externas y se afianzan y consolidan por la sintonía interna. La amistad con Juan Mallart viene de los estudios universitarios y se ha afianzado a lo largo de la vida. Una amistad que conecta familia, intereses y profesión. Como persona está lleno de valores humanos, sociales y ecoformadores. Como docente es ejemplo de entrega, dedicación y compromiso. La más evidente manifestación de esta amistad y profesionalidad se ha puesto de manifiesto en el reciente reconocimiento de febrero de 2017. Sus palabras, cargadas de recuerdos, afecto y emoción, me llegaron a lo más hondo.

Un segundo ejemplo de amistad y profesionalidad es el de Mª Luisa Sevillano. Se inicia en un Congreso sobre el Pensamiento del profesor en Huelva. Ella es para mí y para cuentos la conocen, un referente de honestidad, de generosidad, de humanidad, de trabajo, de ayuda, de persistencia en la tarea, de creencias arraigadas, de compromiso con la investigación y la formación. Una castellana de palabra.

En el ámbito familiar y afectivo hay personas que dejaron sus huellas en mí, he de reconocer también a quienes me marcaron profesional y emocionalmente. Dicen que detrás del éxito de un hombre hay una gran mujer. En mi caso, detrás de un pequeño hombre ha habido dos grandes mujeres. Ellas han posibilitado que yo llegara a lo que soy como ser humano. Una es Rosario, la madre de mis hijos que me ha soportado en todos mis defectos y obsesión por el trabajo. La otra persona es Jeannette, mi mujer actual, un gran amor que me ha inspirado y transformado en lo emocional y el destino nos ha unido para aprender juntos de la adversidad. Fernando y Ana, un investigador y una docente, es como si yo me desdoblara para llevar a la excelencia mis pequeños pasos en investigación y docencia. Ellos son como dos luceros que continúan iluminando el camino científico y educativo. Son el mejor regalo del cielo haciéndome sentir orgulloso y feliz como padre por su generosidad, desprendimiento, cuidado, creatividad y amor. Todas estas personas con la que he establecido vínculos afectivos son motivo para sentir que mereció la pena haber vivido y seguir viviendo. La ilusión del futuro está en Irene y Pablo (portadores de Paz), Nicolás y Emilia. Espero que alguno de ellos salga escritor.

En ámbito pedagógico y humano, además de Ricardo Marín y Mª C. Moraes, a quienes considero maestros, confieso que me han influido por su 

actitud personal ante la vida y por sus escritos, Alex Rovira, Ken Robinson,  Francisco Menchén. Hay escritores que conectan con nosotros más que otros porque percibimos coherencia entre sus escritos y su persona. Eso es lo que tienen para mí en común los autores citados, y sin duda muchos más que no voy a citar por no convertir esta página en un pesado listado. Alex Rovira es una persona que fascina cuando uno la conoce. Generoso, atento, humano, optimista, culto y escritor de éxito. Una de esas personas buenas a las que uno gustaría parecerse. Es para mí, un maestro y un referente como escritor y como persona. Ken Robinson es un pensador pedagógico que conecta con mis inquietudes creativas. Sus obras El Elemento, Aplicar el elemento y Escuelas creativas son un referente en mis escritos y en mis charlas.  Paco Menchén por sus espíritu innovador, actitud positiva, estimulador, recreador, indagador. Él me informa de todas las novedades y movimientos creativos. Persona creativa de mente, corazón y espíritu.

En creatividad soy deudor, además de R. Marín con el que tuve el honor de compartir la obra Manual de Creatividad y varios tribunales de tesis, de compañeros y amigos como F. Menchén, T. Motos, D. Prado, M. Romo, A. Gervilla, M. Íñiguez, V. Violant, entre otros muchos. Fue un aprendizaje entre iguales que en cierto modo nos ha ido retroalimentando a través de escritos, seminarios, encuentros.

En Latinoamérica soy deudor agradecido de destacados estudiosos e impulsores de la creatividad como: J. C. Rosman (Argentina), A. Mitjans y S. Wechsler (Brasil),C.A. González (Colombia), J. Betancourt y L. Dabdoub (México), M.I. Solar y L.A. Díaz (Chile), O. Gardié y D. Vivas (Venezuela).

No puedo dejar de mencionar a M. Zwierewicz, V. Lucia Silva, J. y M. Suanno que con su entusiasmo y amor a la educación y la creatividad han logrado llevar a la práctica mi proyecto de Escuelas Creativas. De su actitud, saber hacer y humanismo sigo aprendiendo actualmente. Todos ellos han sabido integrar la pasión y el conocimiento para trasformar la educación a través de la creatividad. Han sabido hacer lo que yo no he logrado aún: Convertir un sueño en realidad.

Mª Gloria Dittrich es una persona que ha dejado en mí honda huella personal y espiritual. Me une a ella no sólo la amistad, sino una sintonía de alma, mezcla amor al arte visual, creatividad, trascendencia y valores humanos.

Entre los autores extranjeros más recientes referidos a la creatividad, destaco a M. Csikszentmihalyi, R. Sternberg, además de otros muchos autores y obras leídas. También M.C, Moraes tiene aproximaciones a la creatividad desde una mirada transdisciplinar que me motivan y que refuerzan los vínculos intelectuales que nos unen. Las más recientes obras de esta autora son Criatividade em uma perspectiva transdisciplinar (2013), Transdisciplinaridade, Criatividade, Educaçao (2015).

En Pensamiento complejo y mirada transdisciplinar, de interés más reciente, me he ido autoformando a través de las obras de E. Morin, B. Nicolescu, M.C. Moraes, R. Motta, J.M.  González, G. Pineau, P. Galvani, T. Salinas, entre otros. Estos autores son un referente en encuentros sobre Transdisciplinariedad y uno aprende a través de sus conferencias y sus escritos.

 

 

 

En este ámbito mi papel ha sido más de polinizador que de experto conocedor; si bien los escritos de Morin y Moraes, han sido determinantes para comprender un poco más el alcance de esta nueva mirada sobre el mundo, la educación y la creatividad. No voy a referenciar obras, pero sí destacar una de las últimas de E. Morin: Enseñar a vivir, en el que afronta la incertidumbre y la resiliencia como cuestiones que deberían tomarse en cuenta en una educación pensada desde y para la vida. La educación tradicional se basa en certezas; una educación del presente y del futuro ha de preparar para el vivir, que es un proceso complejo e indeterminado.

Una descripción más detallada de este apartado puede verse en el libro Polinizando mi vida.

Compartelo con tus amigos en las redes sociales.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn