Mis convicciones pedagógicas y vitales

1.5 CONVICCIONES PEDAGÓGICAS Y VITALES

Muchas personas entienden las creencias como una cuestión referida a lo religioso, adoptando una actitud crítica con las mismas. Y sin embargo las creencias se forman desde el momento del nacimiento y constituyen las estructuras y patrones básicos del comportamiento. Se instalan en el subconsciente y dirigen el 95% de nuestra actividad cotidiana. Resultan muy difíciles de cambiar con estrategias racionales porque dan confianza y seguridad. Es un inmenso error de la formación docente, relegar las cuestiones de valores y creencias a un plano secundario. Las matrices pedagógicas se van formando a través de experiencias y creencias. Es el biólogo Bruce Lipton (2007:36) quien afirma en su libro La biología de la creencia “son nuestras creencia las que controlan nuestro cuerpo, y por tanto, nuestra vida”. “No son nuestros genes, sino nuestras creencias las que controlan nuestra vida” (p. 195). “Tus creencias actúan como filtros de una cámara, cambiando las formas de ver el mundo” (p.193).

Creo que la Educación es determinante no sólo de la formación de la persona, sino del desarrollo y el progreso de la sociedad.  El crecimiento social y moral de un país depende de la educación recibida siempre que vaya acompañada de valores humanos. Creo que no hay sociedad justa sin educación y libertad. Ambas se complementan.

– Creo que la esencia de Educar es ayudar a SER. Desarrollar las dimensiones cognitiva, emocional, competencial y trascendente de cada persona, en relación con los otros y con el medio. No imponer, sino acompañar para favorecer el crecimiento.

-Creo que la misión del docente en una sociedad plural es propiciar la emergencia de los diversos potenciales que existen en cada persona. “Todos somos, en cierto sentido, como los demás seres humanos, como algunos de ellos, como ningún otro”.

Creo que el sistema de creencias del profesorado incide más en sus actuaciones concretas que los conocimientos o verdades científicas que posee.

– Creo en el poder transformador del reconocimiento. Reconocer es sacar a la luz de la conciencia potenciales latentes. El conocimiento cambia la forma de pensar, el reconocimiento la forma de ser, sentir, construir la autoimagen, socializar y vivir. La escuela tradicional ha permanecido ciega a esta verdad durante siglos.

– Creo que la satisfacción es un buen indiciador de aprendizajes significativos. Más que los resultados académicos o las notas de los exámenes, si quiere el profesorado saber el nivel y solidez de los aprendizajes, averigüe el grado de satisfacción y la percepción del logro.

Creo en el poder de educar en la creatividad, la bondad y la ética como base para una regeneración social sin precedentes. Aminorarían muchos de los problemas enquistados en la sociedad actual, como el desempleo, la corrupción, la violencia, el egoísmo materialista, los conflictos bélicos, entre otros.

Creo en el poder de las convicciones y creencias como como vehículo para lograr cambios importantes tanto a nivel personal como grupal y colectivo.  Las convicciones y creencias del profesorado influyen más en sus conductas y quehacer docente que el conocimiento científico y los resultados de las investigaciones, por muy demostrados que estén. El efecto placebo no es otro que el efecto de las creencias.

Creo que las actitudes,  valores y creencias no se enseñan, se promueven; no se imponen, se inducen; no se instruyen, se desarrollan, al igual que la creatividad en cuanto actitud y valor. Por ello, es preciso utilizar estrategias vivenciales.

– Creo que nuestro éxito en la vida depende más de nuestras actitudes y creencias, de nuestro autoconcepto y convicciones, que de los conocimientos adquiridos. Si esto es así, porque damos más importancia al dominio de conocimientos académicos que a las actitudes, valores y creencias?.

Creo que la adversidad es una oportunidad para poner a prueba nuestros potenciales creativos y crecer interiormente. Precisamos tomar conciencia de ello.

Creo que la conciencia es la base de todo cuanto existe. Es el punto de partida de cualquier proceso racional y humano, el camino que detecta cambios y el punto de llegada mediante la satisfacción del logro. Ello es evidente en todo proceso creador. Es como la luz que nos permite calificar de real aquello que está ante nosotros. La conciencia permanece más allá de la vida. Educar la Conciencia contribuye a un mundo mejor.

¿Cuáles de estas creencias compartes? Escribe las tuyas.

Compartelo con tus amigos en las redes sociales.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn